miércoles, 25 de noviembre de 2009

Y dicen que es cuestión de esperar a que vuelva,
a que desaparezca.
Es como licuar todos los recuerdos para beberlos de un sorbo,
como querer volver a nadar en palabras enfermas de ilusión.
Porque cuando se mira desde arriba, ya nada hay,
los olores pronto se disuelven, las fotografías regresan a sus hogares.
Lo que queda es lo que pudo ser, lo que nunca dijimos,
lo que entre sueños significó...