sábado, 28 de agosto de 2010

Mientes tanto que, el día que digas la verdad, ya nadie te va a creer.