miércoles, 14 de mayo de 2014

Sin título II


No sé muy bien
quién fui
cuando escribía arrinconada
y en libretas pequeñas,
cuando
una cierta ingenuidad
me humedecía
detrás de lo tosco
detrás de mi cuerpo
que florecía y era doliente.
No sé tampoco
quién era
cuando te escribía a ti,
cuando mi impulso y mi querer
eran inefables y, sin embargo,
ahí estaba yo, dándole
ternura a la palabra.
No sé qué forma adoptó
mi relato
cuando sólo me sabía
llanto y pérdida
y soledad angustiosa.
O cuando, yendo hacia
adelante, te recordé
por primera vez. Ahí yo era
una mujer de ropas blancas,
tez morena, pasión
numérica
y tampoco lo sabía.
No supe quién fui
cuando nos besamos,
o cuando marchamos en
direcciones opuestas.
No sé quién soy ahora;
es sólo una sospecha
lo que prevalece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario