miércoles, 14 de mayo de 2014

Sin título XI


Ella tenía el silencio
que a mí me faltaba
y por eso
me enamoré
y por eso corrí
húmedas selvas
pradera callejones
ciudades antiguas
futuros inciertos
para traerle
palabras cosecha
de mil primaveras
tener algo con que morder
su misterio
aunque fuera un principio
una fracción
abrirme espacio
en su cálida boca cerrada
y esto ha sido esto es
mi oficio mi regalo mi
apuesta
darle mi decir
no escatimar letra alguna
que lo tome que apriete
su aire su callar en él
y sea entonces
ella
quien escriba
quien teja de lenguaje sobre la tierra
lo que nunca nadie
ha podido
...
y yo
yo me dedicaré a leerla
a escuchar su silencio
hecho palabra
y encontraré ahí mis
latidos mi corazón
una pauta
un ritmo
una melodía
con lo que podré después
hacerme música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario